OPINIÓN

Un sistema de bicicleta pública

Albert Einstein dijo alguna vez “La vida es como montar en bicicleta. Para mantener el equilibro hay que seguir pedaleando”.

En los últimos días he escuchado y leído sobre la intención gubernamental de instalar en Culiacán un sistema de bicicleta pública como en las grandes ciudades cosmopolitas del mundo. Esto llamó mi atención y desató la curiosidad por investigar qué implica un sistema para transportarnos en nuestra Ciudad en dos ruedas.

Se estima que hay poco más de mil millones de bicicletas en el mundo y que la mitad de ellas está en China. Actualmente se fabrica el doble que de coches. Sólo en 2017 se produjeron cerca de 130 millones en todo el mundo. El país que mayor cultura en su uso tiene es Holanda, al contar con 23 millones de bicicletas para 17 millones de habitantes.

En 2015 el Banco Interamericano de Desarrollo elaboró la Guía para impulsar el uso de la bicicleta, a la que llamó “Cicloinclusión en América Latina y el Caribe”. En ese tiempo se reportaron 433,891 viajes promedio diarios en bici en la Ciudad de México; 212,089 en Guadalajara; 30 mil en Puebla y 5 mil en La Paz, Baja California Sur. Este mismo estudio del BID también registró los kilómetros de infraestructura vial para la bicicleta arrojando para la mitad de la década actual lo siguiente: 128 kilómetros para la CDMX, 18 para Guadalajara, 14 para La Paz, 5 para Puebla y menos de medio kilómetro para Monterrey.

Más recientemente, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo, organismo sin fines de lucro de alcance internacional, publicó el Ranking de CicloCiudades 2018 apenas este junio que acaba de pasar. En este documento se menciona a Culiacán por haber tenido más avance en la cultura e infraestructura para el uso de las bicicletas que ciudades como León, Mérida, Puebla, Hermosillo, Ciudad Juárez, Tijuana y Monterrey.

En Mazatlán, la empresa VBike se animó e implementó, con apoyo del Gobierno del Estado de Sinaloa, el primer sistema de bici pública en el estado con resultados sorprendentes. En febrero, primer mes de operación, se llevaron a cabo 11 mil viajes en el sistema, en marzo 14 mil y en abril 19 mil. Esto es catalogado como un éxito rotundo por los expertos.

Este sistema, en el que hace alianza VBike, la SEDESU del Gobierno Estatal y los gobiernos locales, está tocando la puerta en Culiacán. Con todos los riesgos que implica la falta de infraestructura y cultura vial de nuestra Ciudad, los pronósticos de Muévete Chilo, así se llama el programa, en Culiacán son muy positivos.

Sólo hay que observar lo que arrojó la implementación de este sistema en la gran urbe de la Ciudad de México. 20% dejaron de usar automóviles particulares y taxis convencionales por subirse a la bici. Ahí se ha comprobado también que la bicicleta es el medio de transporte más rápido, con un promedio de 16.4 km/h; le sigue el automóvil con 15 km/h, el transporte público con 13.3 km/h y el Metro con 11.9 km/h, según el Programa de Movilidad de la Ciudad.

Si estas velocidades aplican al arranque del sistema en Culiacán, es preciso prepararnos como vecinos para respetar más al ciclista. Si Muevete Chilo y VBike llegan pronto a nuestras calles tendremos que poner de nuestra parte quienes andamos en automóvil: el espacio público es de todos, pero la prioridad es del peatón y de la bici.

Recuerda: subiéndote a la bici ahorras tiempo y dinero; mejoras el funcionamiento de tu sistema cardiovascular; tonificas tus músculos; reduces tus niveles de colesterol en la sangre; mejoras tu coordinación motriz; combates de sobrepeso y obesidad; y reduce los niveles de estrés, mejorando tu estado de ánimo.

Al mero estilo de Einstein finalizó preguntándote: Y tú, ¿cómo pedaleas tu vida? ¿Mantienes el equilibrio?

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deberías de ver

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker