REPORTE ESPECIAL

¿Qué hacer cuando los niños comen demás?

Ver que los niños  tienen buen apetito es un motivo de tranquilidad y darles una alimentación suficiente y adecuada es una de las principales preocupaciones de las madres.

Cuando los pequeños empiezan a mostrar un apetito demasiado voraz y piden comida varias veces en el día a pesar de que han consumido lo suficiente, puede ser síntoma de algún problema  o situación que enfrenta el menor.

Noemí se dio cuenta que lo que más provoca la ansiedad por comer a su hijo es estar en lugares encerrados  y  uno de los remedios que más le ha funcionado es llevarlo a practicar deporte, a jugar y el problema también ha disminuido desde que entró a la escuela primaria.

La investigadora de la Escuela de Ciencias de la Nutrición y Gastronomía de la UAS, Marcela de Jesús Vergara Jiménez, señala que la obesidad y el sobrepeso que en nuestro país afecta al 33 por ciento de los niños y a 7 de cada 10 adultos.

La obesidad está relacionada con factores emocionales, metabólicos y endocrino-hormonales y por ello debemos poner atención y detectar si existe algún trastorno de salud.

La nutrióloga afirma que la falta de sueño reparador, el estrés, la ansiedad, ejercitarse en exceso y la falta de tiempo, son también factores que provocan comer de más, ya que cambia la liberación de hormonas y enzimas que despiertan el apetito y hacen comer de forma descontrolada.

Especialistas en psicología recomiendan no estar continuamente frenando  a los niños cuando quieren comer,  ni tampoco estar repitiendo la advertencia de que van a engordar, ya que esto puede provocar mayor ansiedad y se convierte en un círculo vicioso.

Si bien es cierto hay niños que necesitan un mayor aporte de energía, se tienen que educar en la cantidad de comida que deben comer, así como las combinaciones adecuadas y saludables.

Entre las recomendaciones para calmar la ansiedad de los niños por la comida son evitar darle galletas, donas o panes cuando piden comer algo entre comidas. Es mejor darles frutas o algo saludable.

Es importante mantenerlos bien hidratados, ya que beber agua ayuda a reducir el nivel de ansiedad y otra técnica que se recomienda es enseñar a los niños a comer despacio y a masticar correctamente los alimentos.

Con información de Katia Rivera.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados