MÉXICO

Los Cabos se prepara para recibir al huracán ‘Lorena’

Las autoridades suspendieron las clases este viernes y se alistaron para emplear los colegios como refugios si fuese necesario

La Tormenta Tropical Lorena se localiza la madrugada de este viernes frente a la costa sur de Sinaloa y se dirige hacia Baja California Sur, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Al llegar a tierra, Lorena perdió fuerza y se convirtió en tormenta tropical, pero está previsto que vuelva a ganar intensidad en su camino a Los Cabos.

El organismo pronosticó lluvias intensas a extraordinarias que podrían generar deslaves, aumento en los cauces de ríos y arroyos e inundaciones en zonas bajas de dichas regiones.

A las 4:00 horas de este viernes (tiempo del centro), indicó que a esa hora el centro del ciclón se ubicaba a 160 kilómetros (km) al este-sureste de Cabo San Lucas, BCS, y a 235 km al oeste-suroeste de Mazatlán, Sinaloa.

Indicó que en la coordinación del Centro Meteorológico Regional Especializado de Miami se mantiene una zona de vigilancia por efectos de huracán en Baja California Sur, desde San Evaristo, incluyendo La Paz, en la costa oriente hasta Puerto Cortés, incluyendo Santa Fe, en la costa occidente.

Y por efectos de tormenta tropical desde Loreto hasta San Evaristo en la costa este y de San Andresito hasta Puerto Cortés en la costa oeste.

El desplazamiento actual del meteoro es de oeste-noroeste (290°) a 15 km/h con vientos máximos sostenidos de 110 km/h y rachas de 140 km/h.

A causa de Lorena se esperan lluvias puntuales extraordinarias: en Baja California Sur. Lluvias puntuales intensas: Sinaloa (sur) y Nayarit.

Además de viento con rachas superiores a 80 km/h y oleaje de 3 a 5 metros de altura en costas de Sinaloa, Baja California Sur y Nayarit; viento con rachas superiores a 60 km/h y oleaje de 2 a 4 metros de altura en costas de Jalisco y Colima.

Los propietarios sacaron sus barcos del mar y los llevaron tierra adentro en remolques y los comerciantes tapiaban puertas y ventanas con tablas de madera mientras Lorena se acercaba a Los Cabos.

“Si no sacamos el yate, el oleaje lo puede dañar”, dijo Juan Hernández, que renta su embarcación a turistas extranjeros. Es una “medida preventiva cuando un ciclón amenaza a la zona”.

Con los preparativos bullendo a su alrededor, los visitantes paseaban el jueves por la calle principal de Cabo San Lucas comprando recuerdos, aunque con un ojo puesto en la tormenta que se avecina.

“Llegamos el lunes y esperamos irnos el domingo (…) Esperamos que no haya mayores problemas”, señaló Minerva Smith, una turista de California.

Las autoridades suspendieron las clases este viernes y se alistaron para emplear los colegios como refugios si fuese necesario. El puerto de Cabo San Lucas estaba cerrado a la navegación.

“Estamos tomando medidas preventivas”, explicó el secretario general de Gobierno del estado de Baja California Sur, Álvaro de la Peña. “Los víveres, la gasolina, todo el abasto está garantizado. No hay que hacer compras de pánico”.

Un total de 177 propiedades estaban disponibles como posibles albergues en cinco municipalías de la región, que está en alerta amarilla por la previsión de intensos aguaceros.

Lorena tocó tierra un día antes como huracán en el estado de Colima, en el oeste de México, con fuertes vientos y lluvias. Anegó calles, arrasó carreteras y provocó pequeños deslaves en 10 municipalidades. Docenas de árboles fueron derribados, y algunas zonas quedaron sin electricidad.

El gobernador del estado de Colima, José Ignacio Peralta, señaló que en apenas 24 horas cayeron dos centímetros de lluvia, y estimó que más de 3 mil hectáreas de cultivos como bananas y papayas quedaron dañados en toda la región.

Pero no se reportaron decesos ni daños importantes en infraestructuras, agregó.

“Lo más importante es que no hay pérdida de vidas”, dijo Peralta.

Una segunda tormenta tropical, Mario, estaba a unos 590 kilómetros al sur del extremo sur de la península de Baja California en las primeras horas de este viernes, con vientos sostenidos de 100 km/h, pero no se espera que llegue a tocar tierra.

En el Atlántico, el huracán Jerry ganó algo de fuerza en una trayectoria que podría acercarlo a las Islas de Sotavento este viernes y al norte de Puerto Rico el sábado.

Sus vientos máximos sostenidos se mantenían en 165 km/h en la madrugada del viernes, y se ubicaba a unos de 465 kms al este de las Islas de Sotavento. Se movía con rumbo oeste-noroeste a 26 km/h.

También en el Atlántico, el huracán Humberto pasó a ciclón postropical en el mar luego de arrancar tejados y derribar árboles y tendidos eléctricos a su paso por Bermuda el miércoles en la noche. No se reportaron víctimas mortales.

“Resistimos y todos están a salvo”, dijo el primer ministro del territorio británico, David Burt. “Eso es lo más importante”.

La mayoría de los clientes tenían electricidad de nuevo a mediodía del jueves y los equipos de emergencia estaban retirando el tendido de las carreteras, dijeron las autoridades. Estaba previsto que las oficinas gubernamentales volviesen a abrir este viernes, aunque las escuelas permanecerán cerradas.

Con información de LA POSTA

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deberías de ver

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker