REPORTE ESPECIAL

La única forma de agradecer es terminar la carrera: jóvenes de la Casa del Estudiante

Estudiar una carrera profesional no siempre es fácil y para algunos, puede significar separarse de su familia, cuando cerca de su casa no existen universidades o las opciones profesionales que buscan.

Francisco Javier Meza Castañeda estudia tercer año de Biomedicina. Es de una comunidad llamada Pueblo Nuevo del municipio de Culiacán y desde que entró a la universidad  vive en una Casa del Estudiante de la UAS, donde recibe alimentación y  hospedaje.

A veces se tiene que ajustar el cinturón porque no le alcanza lo que le manda su familia para los gastos en material escolar y  transporte, pero piensa que el sacrificio vale la pena.

“Básicamente si se sufre porque estar lejos de la familia toda una semana o a veces hasta meses, si se sufre, pero uno piensa en ellos y ellos son los que nos apoyan a uno y saben que es para uno y uno con más razón le tiene que echar ganas al estudio”.

Si tu hijo está pensando en estudiar fuera, lo mejor que puedes hacer es ir “entrenándolo” con tiempo y pedirle que ayude con las tareas de casa, como cocinar, hacer la limpieza y lavar la ropa, además de que se enseñe a administrar su dinero.

“Cuando siento que ando bajito de feria, pues intento limitarme a comprar cosas, y como la casa es la que nos mantiene, pues yo intento nomás gastar lo que son los camiones y aguantarme algunas comidas y vengo y como en la casa”.

El estudiante de Contabilidad, Martín Sánchez López, también vive en una Casa del Estudiante y dice que las reglas son muy estrictas y el que no las cumple, pierde su derecho a vivir en ella.

Y es que si tus hijos no están acostumbrados a cumplir con este tipo de tareas y no son lo suficientemente responsables, va a ser muy difícil que se adapten a estar  lejos de casa y en cualquier momento podrían “tirar la toalla” en la universidad.

“Lo que pasa es que hay muchas reglas y si no cumples con las reglas te corren, por ejemplo sanciones, por ejemplo uno tiene en la semana hacer el aseo, son cuatro en toda la casa, te toca a ti en el baño, a mi los patios, a ti en el comedor, nos dividimos así”.

Tanto Francisco como Martín, dicen que estudiar lejos de su casa es  difícil porque extrañan a sus papás y hermanos, y por supuesto la comida, pero los dos están ilusionados en convertirse en profesionistas y ayudar a sus familias.

“La única forma de agradecer es terminar la carrera y trabajar y pues es la única forma en que les puedo agradecer y después echarles la mano, y ya  trabajando ayudarles con algo”.

De acuerdo a especialistas, cuando los hijos deciden irse de casa para estudiar, debemos darles confianza en que sabrán organizarse y responder a los retos que se les presenten, hay que transmitirles seguridad de que les irá muy bien en su nueva etapa y no ser “aves de mal agüero” pronosticando problemas o peligros y que nuestro estudiante se comprometa a seguir las normas, sabiendo de que su objetivo es estudiar.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker