OPINIÓN

La nueva normalidad

Al estar ante un proceso de transformación, el cual puede o no provenir de una crisis, nos enfrentamos a cambios en los que hay elementos que ya no estarán presentes, así como otros que son nuevos o se han modificado y algunos de ellos que eran atípicos de ahora en adelante se tendrán presentes como algo natural, esperado u obligado, convirtiéndose en una nueva normalidad, para llegar a ser con el paso del tiempo lo normal o cotidiano. El término nueva normalidad ha sido utilizado para distintos eventos y cambios radicales, como la crisis financiera del 2008, el impacto de las torres gemelas en el 2001, y algunos otros eventos anteriores enfocados a un cambio precipitado o inesperado, con grandes consecuencias que cambian nuestro mundo o nuestro entorno.

Es por esto que al estar pasando por una crisis de magnitud mundial como la pandemia actual, se han estacionado cambios radicales que por algún tiempo serán parte de nuestra nueva normalidad, algunos de los cuales son:

  • La transformación digital se ha convertido en una necesidad para las empresas ante el confinamiento en casa, los clientes buscan opciones más seguras de compra en las que se disminuya considerablemente el contacto físico, y para algunos, el conocer este medio de compra les va a resultar más cómodo, efectivo y se va a convertir en un hábito, algo que de ahora en adelante será algo normal para ese y muchos otros clientes.
  • El comercio electrónico requiere confiabilidad, la seguridad es un elemento imprescindible ya no solamente en el aspecto físico sino en la información y comunicación, porque se ha convertido en la base de nuestras negociaciones en internet, cuidarnos no solo de que la vean y mal utilicen, sino también que la secuestren, como lo es el ransomware.
  • Los que ya vivieron el home office o teletrabajo ya conocieron de sus pros y contras, así como sus oportunidades de crecimiento,  los empresarios pueden empezar a decidir si el regreso a la nueva normalidad integra modalidades como el home office para disminuir costos como energía eléctrica, uso de espacios, consumibles, entre otros gastos fijos y variables, así como dar más espacio a sus colaboradores para que puedan tener un mayor equilibrio entre vida personal y laboral, dado que reduce tiempos de movilidad y de gasto de transporte, así como desgaste físico; los horarios corridos pueden tener mayor uso para evitar perder tiempo en los horarios de comida, sobre todo por la necesidad de tener turnos escalonados.
  • El consumo local es otro aspecto que está resurgiendo en este momento, dado que el apoyo al comercio del vecino, el conocido, el pariente, nos permite regresar a lo artesanal y tener un despunte en el emprendimiento, que puede permitir a muchas personas con desempleo utilizar su tiempo para algo productivo y rentable que les permita sobrevivir, y también cimentar las bases de una posible empresa que tenga futuro, aprovechando las redes sociales disponibles pueden tener un buen inicio.
  • Los cuidados para prevenir contagios como uso de cubrebocas, eliminar accesorios, tener una distancia adecuada, y los lineamientos que dictan las entidades gubernamentales.
  • El cambio y la revaloración de los estilos de vida, así como los cuidados psicológicos que debemos tener.

Esos y muchos otros se están viviendo o se avecinan con mayor impacto, determinar cuáles son los efectos particulares de la nueva normalidad para mi empresa y para mis clientes ayuda a elaborar de manera más precisa mi análisis FODA, para establecer las prioridades, decisiones y estrategias adecuadas a la situación.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker