EL MUNDO

Joe Biden en El Paso: La crisis migratoria a la que el presidente de EU no le ve solución

Previo a su visita a México, Joe Biden visitará Texas para conocer la ‘complicada’ situación migratoria en la frontera

El presidente Joe Biden enfrentará una de sus mayores responsabilidades políticas este domingo 8 de enero, mientras realiza una visita a la frontera de Estados Unidos con México en El Paso, Texas.

Biden verá de primera mano las condiciones de los migrantes y los funcionarios estadounidenses que los procesan cuando cruzan desde México. Enfrenta llamados de demócratas y republicanos para procesar rápidamente los casos, reubicar a los reclamantes legales y deportar a las personas consideradas no elegibles.

Desde que Biden ingresó a la Casa Blanca, Estados Unidos vio un aumento en la migración de América Latina, que él atribuye a una variedad de factores, incluidas las personas que huyen de regímenes dictatoriales y socialistas para buscar una vida mejor en el país que gobierna, pero que sus críticos dicen que es alimentado por su rechazo a las medidas de línea dura para detener rotundamente los cruces.

El Congreso se ha resistido a la reforma migratoria o a nuevos fondos importantes, lo que deja a Biden con pocas opciones. Estados Unidos continúa empleando controles fronterizos de la era de la pandemia conocidos como Título 42 para expulsar rápidamente a los migrantes. El presidente reconoció que no hay una solución fácil el jueves cuando anunció nuevas medidas para abordar la situación fronteriza.

Y la 15ta fue la vencida: Kevin McCarthy, elegido como presidente de la Cámara de Representantes
La elección de Kevin McCarthy como presidente de la Cámara de Representantes fue la que más tiempo requirió en más de 100 años.
“Nuestros problemas en la frontera no surgieron de la noche a la mañana y no se van a resolver de esa forma. Es un problema difícil”, dijo Biden. Pero también criticó a los republicanos por lo que calificó de discursos “incendiarios” sobre la migración y los instó a trabajar de manera transversal para aprobar leyes de inmigración y fondos adicionales para la seguridad fronteriza.

“La reforma migratoria solía ser un tema bipartidista. Podemos hacerlo de esa manera otra vez. No solo es lo correcto, es económicamente inteligente”, dijo Biden. “Es tan fácil hacer demagogia en este tema”.

La visita de Biden se produce cuando el Congreso se prepara para investigar la situación en la frontera. La elección de Kevin McCarthy como presidente de la Cámara el sábado por la mañana —después de 15 votaciones en las que los conservadores de línea dura ejercieron su fuerza política pondrá en marcha una serie de investigaciones lideradas por los republicanosara obtener concesiones— , con la situación fronteriza entre las más destacadas.

Biden está de visita en El Paso de camino a la Ciudad de México, donde se reunirá el lunes y el martes con los líderes de Canadá y México en la Cumbre de Líderes de América del Norte, comúnmente conocida como la reunión de los “Tres Amigos”.

Biden animó la cumbre al anunciar el jueves un acuerdo con México en virtud del cual Estados Unidos ampliará un programa humanitario para permitir hasta 30 mil migrantes adicionales por mes desde Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela.

Los cambios amplían una iniciativa de octubre que permitía a los venezolanos que calificaban ingresar a los Estados Unidos por aire si presentaban una solicitud en el extranjero, podían señalar a alguien en el país que brindaría apoyo financiero y pasaban los exámenes de seguridad nacional, seguridad pública y salud.

Pero como parte del arreglo, la administración dejará de ofrecer asilo a los inmigrantes de esos cuatro países que intenten cruzar a Estados Unidos sin autorización. En un acuerdo con el gobierno de México para acompañar el nuevo programa de libertad condicional, a más migrantes de los cuatro países se les negará la entrada y serán devueltos.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles dijo que el anuncio de Biden “vincula aún más a su administración con las venenosas políticas antiinmigrantes de la era Trump en lugar de restaurar el acceso justo a las protecciones de asilo”.

Biden y el expresidente Donald Trump han utilizado las restricciones del Título 42 para expulsar inmigrantes más de 2 millones de veces desde principios de 2020.

Biden busca cómo lidiar con la frontera a lo largo de su administración, incluso tratando de sofocar los disturbios que alimentan la migración. En 2021, nombró a la vicepresidenta Kamala Harris como persona de contacto para abordar las condiciones económicas y sociales que impulsan la migración desde Honduras, Guatemala y El Salvador.

Sin embargo, el Congreso se ha negado a cualquier nueva financiación o reforma significativa, dejando a Biden, quien envió un proyecto de ley de inmigración sugerido al Congreso el día que prestó juramento, con poco espacio para revisar un sistema ya abrumado, excepto a través de medidas ejecutivas.

“Es un tema complicado. No quiero fingir que hay algo fácil al respecto”, dijo Biden el jueves.

EL FINANCIERO

Show More

Related Articles

Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker