SINALOA

Familia, pieza clave para el tratamiento de pacientes con Alzheimer

Esta enfermedad, lamentablemente no tiene cura, ni existe un tratamiento cien por ciento efectivo

CULIACÁN. – El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, poco a poco van muriendo las neuronas, inicia en el hipocampo, donde se encuentra la memoria, por lo que su principal característica es la pérdida de la misma.

Es lentamente progresiva, aparece generalmente después de los 60 años en un 5 por ciento de la población, a los 70 aumenta al 20 por ciento y a los 80 años el 50 por ciento ya tiene la enfermedad, por el mismo deterioro del cerebro.

María Guadalupe Stone Aguilar, especialista en geriatría y gerontología, explicó que el paciente nunca pierde su inteligencia, pero sí su memoria reciente y es más difícil cuando los síntomas inician de manera temprana, porque tiene un mayor impacto en la familia y en el paciente.

“Si a tu papá o a tu mamá empezó con Alzheimer a los 80 años va a estar muy simpática, se le van a olvidar las cosas y así, pero no va a llegar al deterioro al que llegan las personas que empiezan muy pronto, que no sólo van perdiendo la memoria reciente, sino la memoria tardía, después se les olvida comer, se les olvide ir al baño, tiene miedo hacer muchas cosas, tienen alucinaciones, es una enfermedad que va progresando, se le conoce como la enfermedad de la memoria porque ahí empieza, pero no se estaciona, sigue “.

En el caso de las mujeres un evento traumático, con un fondo emocional intenso como el asesinato de un hijo o la muerte de su pareja, puede desencadenar o acelerar la enfermedad, en los hombres se presenta cuando se jubilan, pierden el trabajo, o su economía, ambos están relacionados con el estrés.

“Ese estrés no manejado, ese duelo no sacado, ese dolor tan grande, tanto la pérdida de tu padre, de su hijo, se eleva una gran cantidad de una sustancia llamada cortisol, que parece ser particularmente atacante de las neuronas del hipocampo donde está la memoria, va avanzando hasta que la persona cae en cama sin reconocer a nadie, al paso de muchos años”.

Esta enfermedad, lamentablemente no tiene cura, ni existe un tratamiento cien por ciento efectivo, los que hay en el mercado, funcionan en casos contados, no hay una forma de detenerla.

La autora del libro “Alzheimer, Cuestión de Amores” explica que ante este escenario la mejor forma de tratar a estos pacientes es que los familiares tengan la información suficiente para actuar en momento de crisis, las alucinaciones, la agresividad, el coraje, la repetición y que entiendan que no es culpa del papá o la mamá.

“La familia enferma también, se desesperan porque no saben cómo actuar, el viejito, la viejita sufren más, porque dicen, bueno estos porque me tratan de esta manera y dicen me quiero ir a mi casa, pero hablan del rancho donde nació, regresan a esa fase inicial y es muy difícil que el familiar entienda que se refiere a su pasado y es muy fácil cambiarle el chip, decirle cuando venga mi hermano te va a llevar, porque ahorita la carretera al rancho está maltratada y solo en la camioneta, tiene que inventar la familia y ya se le olvida y se tranquiliza el viejito”.

Añadió que es verdaderamente triste lo que ocurre en las familias que no saben tratarlo porque, se llega a la violencia contra ellos, a que los amarren, a que los abandonen y eso hace que se agrave el estrés de las personas y la enfermedad evolucione rápidamente, de ahí la importancia de la concientización de la enfermedad.

Mostrar más

Artículos relacionados

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker