EL MUNDO

En medio de funerarias y crematorios saturados, China deja de dar informes diarios sobre COVID-19

A pesar de los reportes de miles de muertes, China solo ha reconocido oficialmente 40 fallecimientos a causa del virus

China lleva tres días sin actualizar sus informes diarios sobre COVID, lo que aumenta la preocupación mundial de que el vacío de información esté ocultando el verdadero impacto del mayor brote del mundo.

La última vez que el país asiático publicó su actualización diaria de la situación COVID, incluidos los casos -aunque ya habían dejado de tener sentido por la supresión de las pruebas frecuentes- y el número de pacientes graves y fallecidos, fue el lunes 9 de enero.

Aunque no ha habido una notificación oficial sobre el cese, las autoridades sanitarias dijeron que China pasaría a los informes mensuales como parte de su reducción de la gestión del virus, sin proporcionar una fecha concreta para el cambio.

Las llamadas realizadas por Bloomberg al Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades y a la unidad de control de enfermedades afiliada a la Comisión Nacional de Salud no obtuvieron respuesta.

La falta de información sobre el impacto del brusco giro pandémico de China el mes pasado está alimentando en todo el mundo la preocupación de que la propagación no mitigada del virus pueda sembrar mutaciones, y ha llevado a una serie de países a introducir medidas dirigidas a los viajeros procedentes del país.

El miércoles, la Organización Mundial de la Salud (OMS) renovó su petición de más datos sobre COVID procedentes de China e hizo hincapié en la necesidad de compartir información sobre las variantes circulantes, así como sobre si los casos están aumentando o disminuyendo en determinadas ciudades y zonas rurales.

China ha estado compartiendo información y datos con la comunidad internacional “de manera abierta y transparente”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, durante una reunión informativa celebrada el jueves en Pekín. Ha mantenido una comunicación en profundidad con la OMS sobre la situación actual, las variantes y las vacunaciones, dijo.

El aparente fin de los informes diarios de China en medio de una oleada récord de infecciones contrasta con otros países que siguen divulgando información públicamente incluso después de haber pasado a convivir con el virus.

Los principales centros regionales de Asia, como Hong Kong, Singapur, Japón y Corea del Sur, comunican cifras diarias. Nueva Zelanda siguió informando diariamente de los casos de COVID durante meses después de su reapertura, antes de pasar a hacerlo semanalmente.

Después del brote inicial de Wuhan, que desbordó el sistema sanitario a principios de 2020, las actualizaciones diarias de China se convirtieron en el patrón oro de la información sobre cada infección en el país, debido a los amplios esfuerzos de pruebas y rastreo en los que se basó la política de COVID cero.

Pero las cifras de casos dejaron de ser fiables en el último mes, después de que China abandonara las pruebas masivas y otras medidas de control. Y sus cifras de muertes han suscitado críticas debido a la estrecha definición de las autoridades de lo que consideran una muerte por COVID.

China ha notificado menos de 40 muertes desde que se abandonó el COVID cero a principios de diciembre. Pero el recuento contrasta con los informes en terreno de funerarias y crematorios desbordados en todo el país.

En el informe del lunes, las autoridades indicaron que había 7 mil 557 casos graves en todo el país, un aumento de más de mil 100 con respecto al día anterior. El domingo se confirmaron unos 14 mil nuevos casos.

EL FINANCIERO

Show More

Related Articles

Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker