EL MUNDO

En batalla por vacunar a todos, México es el guerrero más débil en Latinoamérica

El país se encuentra muy por detrás de sus pares regionales en cuanto al avance en la inoculación

México fue la primera nación latinoamericana en administrar una vacuna contra COVID-19 en diciembre pasado y ha recibido, con mucho, la mayor cantidad de donaciones de los Estados Unidos. Sin embargo, ahora está muy por detrás de sus pares regionales en la batalla de la inoculación.

Los problemas de la cadena de suministro y la mala logística han dejado a la segunda economía más grande de América Latina con solo el 39 por ciento de la población completamente vacunada, muy por debajo de Argentina y Brasil, según Vaccine Tracker de Bloomberg . Incluso Ecuador, que apenas tenía el 3 por ciento de su población vacunada en mayo, ahora está muy por delante con alrededor del 5 por ciento.

La cantidad de dosis administradas en un día en México alcanzó un máximo de 1.45 millones a fines de julio y no se ha acercado desde entonces. El país, como muchos otros, experimentó retrasos en los envíos de Pfizer a principios de año. Luego estaban los problemas de la cadena de suministro que ralentizaron, por meses, la producción local de la toma Oxford-AstraZeneca. Pero los expertos también señalan una planificación inadecuada.

“Hay un problema con la logística de distribución altamente ineficiente”, dijo Arturo Erdely, matemático de la Universidad de la UNAM que ha seguido de cerca las cifras de pandemias y la distribución de vacunas. “Establecen sitios de vacunación itinerantes y la gente tiene que averiguar cuándo y dónde ir, pero no todo el mundo escucha la radio o ve las redes sociales”.

México tiene un fuerte historial de vacunación y poco sentimiento anti-vacunas como en Estados Unidos, dijo Alejandro Macías, quien supervisó la lucha de México contra la epidemia de H1N1 en 2009. Pero fuera de las grandes ciudades, la cobertura ha sido escasa. La Ciudad de México ha inoculado al 99 por ciento de las personas adultos elegibles con al menos una vacuna, pero un estado como Chiapas ha llegado a solo un tercio de su población, según datos del gobierno.

“En algunos estados, el retraso se debe simplemente a que las vacunas no han llegado”, dijo Macías en una entrevista. “La distribución de vacunas no ha sido igual entre los estados”.

La variante Delta altamente contagiosa afectó duramente a México durante el verano. Cuando los casos alcanzaron récords a mediados de agosto, lugares turísticos como Cancún y Los Cabos cerraron las playas mientras los hospitales se llenaban de gente. En septiembre, hubo días con más de 1,000 muertos.

La semana pasada, el país registró un promedio de 5 mil 900 casos nuevos y 470 muertes diarias. Los expertos advierten que las bajas tasas de vacunación, incluso en lugares seleccionados, aumentan considerablemente el riesgo de nuevas oleadas y variantes. En general, México tiene el cuarto recuento de muertes más alto de COVID a nivel mundial con más de 282 mil muertes.

La inoculación de COVID comenzó de manera prometedora. Cuando las vacunas comenzaron a materializarse el año pasado, México recogió más de 234 millones de dosis de varias empresas. El contrato más grande fue, con diferencia, por 77.4 millones de dosis de Oxford-AstraZeneca. Con fondos de la persona más rica del país, Carlos Slim, el laboratorio mexicano Liomont produciría entre 150 y 200 millones de dosis con ingredientes traídos desde Argentina. El plan también era abastecer a otros países latinoamericanos.

EL FINANCIERO

Show More

Related Articles

Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker