OPINIÓN

Elimina las horas nalga

Ya que hemos iniciado con el tema de los hábitos que no son adecuados en las organizaciones, hoy tocaremos uno que genera bastantes problemas, y es el de la falta de productividad, de acuerdo a la Organización para la cooperación y el Desarrollo económico, de la cual México es miembro junto con otros 36 países,  somos el país con menor crecimiento en productividad dentro de sus miembros, lo cual impacta en el nivel de vida relativo. Es por eso que dentro de la organización debemos cuidar ese tiempo que el colaborador desperdicia y no es productivo, sino que solo está por llegar a cumplir con un horario de trabajo, como comúnmente se escucha decir que está calentando la silla o haciendo hora nalga, lo que significa que se le paga por ese tiempo aún y cuando no es productivo.

Y resulta que te encuentras a los que todos los días religiosamente desayunan o se maquillan en lugar de hacerlo ante una eventualidad, también están los que platican todo el día o vendiendo servicios o productos que nada tienen que ver con sus actividades ni con la organización, también están los que se la pasan en redes sociales, en internet, buscando recurrentemente qué música poner en you tube, hablando por teléfono o enviando mensajes en Messenger, whatsapp o alguna otra app con temas que no son de trabajo, y lo hacen solamente por matar el tiempo, porque hacer sus cosas personales son más importantes o simplemente por no hacer lo que deben de hacer y que de todos modos les paguen.

Esto se disminuye con el tema de la productividad con calidad o una planeación orientada a resultados, si no tienes mediciones para la productividad y solo tienes horarios que cumplir con tiempo inutilizado sin un seguimiento se ocasiona esto, sin embargo, hay que considerar que también están los que aún y con todas esas acciones están solo por estar y sin aportar algo a la organización.

Hay otros métodos para producir también sin necesidad de estar físicamente en las instalaciones de la organización, está por ejemplo el “home office” o el trabajo a distancia o trabajo en casa, en el que tienes definido muy puntualmente lo que esa persona va a hacer o el compromiso que va a tener, si por ejemplo, hay un evento personal urgente de tu colaborador y tiene que irse, y tienen que entregar algo en particular, está en ti decidir como jefe la posibilidad de que se vaya y lo haga al día siguiente, o que lo haga remotamente cuando se desocupe, tú como jefe debes tomar esas decisiones. También adaptarse a las nuevas generaciones que son más enfocadas a la utilización de la tecnología, donde para ellos es más importante el tiempo y los resultados que el cumplimiento de un horario, encontrar el equilibrio es todo un reto.

Debe quedar claro que hay organizaciones tanto públicas como privadas en las que el horario ya está definido, no puedes hacer cambios, ya sea por reglamentos o lineamientos institucionales, o por el servicio que le debes dar al cliente. Lo importante aquí es que te enfoques en una productividad de acuerdo a los estándares de calidad que quieres alcanzar.

Por lo tanto, si tienes personal que desquita su tiempo sin hacer lo que debe: ¡Cuidado! hay algo que hacer ahí, pero antes de hacerlo, debes analizar lo que en realidad está sucediendo, tal vez puedan ser alguna de estas situaciones:

–         Falta de definición adecuada de los métodos de medición de la productividad, inclusive no solo es tenerlos definidos, es asegurarte de que se cumplan y arreglar las desviaciones.

–         Los horarios no están bien definidos de acuerdo a la necesidad de tu organización, por lo tanto, hay tiempos muertos.

–         Tienes un clima organizacional con deficiencias, lo que hace que el colaborador no se sienta comprometido hacia ti, la organización, o sus resultados.

–         Tienes colaboradores que tienen alguna situación en particular, que puede ser desgano o desmotivación, o con la comodidad de seguir así mientras se pueda o mientras te das cuenta.

–         No hay supervisión adecuada o quien está supervisando no lo está reportando como debe ser.

–         No estás tomando acciones a detalle para eliminar las incidencias de los colaboradores, y se te genera una bola de nieve, dado que cuando lo permites con uno tal vez también lo exija el otro.

–         No has despedido cuando ha sido necesario.

–         No estás cuidando las excepciones, hay jefes que no saben decir que no y todos se aprovechan de eso.

Debemos enfocarnos a la productividad para lo cual fuimos contratados de acuerdo a los tiempos y los acuerdos que se tomaron al inicio o que se van negociando en el trayecto, cuidando siempre que se logren los objetivos de la organización, evita que tus colaboradores tengan horas nalga, atiéndelos, escúchalos, que te escuchen, ajusten, mejoren, solucionen.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deberías de ver

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker