REPORTE ESPECIAL

El Garmendia, un mercado con más de 100 años de tradición

Caminar por el mercado Gustavo Garmendia se convierte en una aventura, pues quienes van de compras se encuentra de todo. Desde quienes van cargando con las reses, los gritos de “ahí va la mancha” o ‘aguas que ahí va el golpe”, hasta las mujeres que recorren todo el lugar para ofrecer sus bolsas con nopales. Al pasar por cada puesto es común escuchar el “que va llevar” y los sonidos las cortadoras de carne, el chillido de las llantas de los llamados ‘diablitos’ y hasta la licuadora de los puestos donde se ofrecen licuados.

En este lugar que fue construido hace 102 años por el arquitecto de la Ciudad, Luis F. Molina, se consigue de todo. Desde un corte de carne para una buena carne asada o para preparar algún platillo, hasta una amplia variedad de mariscos y pescados recién sacados del mar, así como de frutas, verduras y granos. Todos los productos que se encuentran en este lugar son frescos y con precios competitivos, aseguró Isidro Salas, miembro del comité administrativo del mercado.

 “Aquí puede encontrar desde un clavo, hasta lo que guste, o una res completa. Aquí vendemos carnes de todo tipo, verduras, frutas, comida, mercerías, joyerías, sombrererías; hay de todo”.

Aunque este lugar ya superó los cien años y ha sido remodelado, su fachada original se mantiene, basta con poner más atención para apreciar que en cada una de sus entradas conservan sus acabados, y una serie de detalles característicos de la época del porfiriato. Incluso, conserva intactos sus vitrales, mismos por los que unos cuantos rayos del sol logran filtrarse para dar iluminar el interior del mercado.

Para los culiacanenses visitar el Garmendia es una tradición. Desde tempano, se puede ver a las amas de casa, listas para llevar todo lo que ocuparan para preparar la comida. También es común encontrarse a quienes van de paso por el centro y se dan el tiempo para echarse un taquito de carne asada, tripa, cabeza o de buche, o bien un plato de birria, un esquite o un buen plato de comida casera.

A este mercado también llegan turistas y uno que otro ‘culichi’ que está de visita en la ciudad que aprovecha para ir a tomarse un licuado o pasar por sus coricos o una pieza de pan.

El mercado Gustavo Garmendia está abierto al público de lunes a domingo. Por lo que quienes tengan pendiente surtir su despensa, deseen adquirir productos de calidad, frescos y a buen precio los locatarios de este lugar los esperan.

 INSERT 4

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados