OPINIÓN

El cáncer de la envidia

La envidia es la tristeza o coraje que sentimos ante los éxitos; los bienes, logros o éxitos conseguidos por los demás.

O también cuando nos alegramos  ante las adversidades del prójimo.

A causa de la envidia nos atrevemos a denigrar la buena fama de los demás hablando mal de ellos sin ninguna prueba.

Por envidia calumniamos  atribuyéndole  al prójimo defectos que no tiene o faltas que no cometió.

Un buen punto de partida para controlarla es la práctica de la virtud de la humildad que nos ayuda a vivir en la realidad. Es decir nos ayuda a aceptarla realidad de todos los seres humanos tenemos personalidades únicas e irrepetibles. Con virtudes, defectos y modos de actuar y ver la vida diferentes.

Por tanto con vocaciones tanto humanas como profesionales distintas.

 Las comparaciones son odiosas. Si somos diferentes, no caben las comparaciones, unos tendrán unas cualidades, y destacarán en  unas cosas y otros en otras.

Las únicas comparaciones que son válidas son aquéllas que se hacen con uno mismo y siempre y cuando nos ayuden a mejorarnos.

En cambio si aceptamos la realidad de nuestras diferencias, podremos aprovecharlas para hacer un trabajo colaborativo y obtener mejores resultados porque cada uno aportará lo mejor que tiene, que no tienen los demás y en equipo lograremos lo que individualmente sería muy difícil conseguir.

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deberías de ver

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker