OPINIÓN

Del punto de equilibrio hacia arriba está la ganancia 

CULIACÁN. En las empresas vivimos la toma de decisiones como una constante, día con día estamos inmersos en los cambios y en las disyuntivas, así como en los problemas o situaciones que la operación presenta, ante eso se considera el análisis y la definición de la situación, reuniendo toda la información relacionada que se pueda, identificando diferentes alternativas de solución y eligiendo la que sea más conveniente.

Sin embargo, eso también aplica para el análisis de mejoras, por ejemplo, el determinar si estamos ganando o perdiendo con un producto en particular, para esto nos sirve el análisis del punto de equilibrio, definido como el resultado en cero para las ventas netas realizadas menos el total de los costos siendo estos los fijos y los variables.

El punto de equilibrio nos da información para realizar cálculos respecto al volumen de ventas que se requieren para llegar a no perder, considerando que tampoco estamos ganando, sino que arriba del punto de equilibrio es donde viene la ganancia, es por eso que es muy útil la evaluación de los productos nuevos a lanzar al mercado y los productos que ya se tienen, porque en ocasiones algún producto está por debajo de su punto de equilibrio representando una perdida y afectando el resultado global, dado que entre productos puede darse el caso de que se compense la perdida con otros productos que sí están obteniendo ganancia, identificando también cuáles son esos productos en los que no gano ni pierdo pero le doy un servicio extra al cliente o un producto que debe ser incluido para poder generar ganancia con otros.

Los cambios en los niveles de precios es otro punto para considerar en el análisis de punto de equilibrio, dado que si el precio de venta baja mueve el punto de equilibrio orientado a tener que vender un mayor volumen de productos.

Un ejemplo es el siguiente:

Si vendo mil productos en 10 pesos cada uno, tengo un ingreso de 10,000, considerando costos fijos y variables de 10,000 pesos, los mil productos con un precio de venta de 10 es mi punto de equilibrio, sin embargo, si por factores externos el precio de venta se ve afectado y tengo que moverlo a 8 pesos cada producto, el punto de equilibrio ya no son los mil productos, porque estaría obteniendo solamente 8,000 pesos, y quedo por debajo respecto a los costos, que siguen siendo 10,000 – 8,000 de ingreso, pierdo entonces 2,000 pesos, por lo que ya no son mil productos los que tengo que vender para tener un punto de equilibrio, sino 1,250 productos, siempre y cuando no se incrementen mis costos para producir los 250 productos más, porque al hacerlo se mueve el total de los costos y eso impacta en el total de productos a vender en determinado precio.

La capacidad instalada también juega un papel importante en este tipo de decisiones, porque para producir más primero debo validar que tenga los recursos necesarios, y que eso no me genere una afectación en mis costos fijos, porque impactaría en costos más elevados de la proyección de ventas contra costos, si al tener mayor capacidad instalada se produce más y como consecuencia sí se vende más, se convierte en una inversión, de no ser así, podemos caer en un sobre inventario o en una perdida de flujo de efectivo afectando a la empresa y sus compromisos de pago.

Detectar el número de unidades a vender con determinado precio de venta, conociendo los costos fijos y los costos variables, buscando el punto de equilibrio para saber cuántas unidades requiero vender para solventar los costos, es el punto en el que, a partir de ahí, se obtienen ganancias.

Show More

Related Articles

Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker