OPINIÓN

Del ejemplo nace el ponerse la camiseta

CULIACÁN.- La filosofía empresarial es un elemento indispensable en las empresas, es muy importante que se defina la razón de ser de la empresa que es la misión, así como el qué se quiere llegar a ser que es la visión, además de eso los valores, que van desde la honestidad, la responsabilidad, la calidad, lealtad, confidencialidad y muchos otros, que pueden ser seleccionados para definir lo que la empresa considera como elementos indispensables en su actuar, tanto hacia los clientes como hacia todos los que colaboran en la empresa, y los que estén relacionados con la misma, como proveedores, acreedores y otros.

 

Sin embargo, el tener la filosofía empresarial colgada en la pared con un cuadro muy bonito no es suficiente, es necesario vivirla, y vivirla significa que se aplique en el día a día, en cada una de las actividades que se realicen a nombre de la empresa, para ello debe haber congruencia, que viene desde sus dirigentes, gerentes o coordinadores, que son los encargados de que se conozca esa filosofía empresarial en todos los rincones de la empresa, inclusive todos los que tengan relación con la misma,  y que se respete, es aquí donde viene lo complicado, podemos tener definidas políticas muy específicas de qué hacer ante determinada situación, sin embargo, si no se cumple porque hay excepciones se pierde la credibilidad ante todos los demás elementos de la empresa y lo que se está comunicando es que no se es congruente con las políticas establecidas, en unos sí, en otros no, y es cuando este desequilibrio genera inconformidades y se desestabiliza la armonía empresarial, pongamos un ejemplo: en servicio al cliente la atención es primordial, y la persona encargada de atender a cierta cartera de clientes es muy eficiente, sin embargo tiene muy mal comportamiento y miente para captar la venta antes que otros vendedores, lo que hace que tengas fechas compromiso muy ajustadas y a pesar de que estás teniendo más clientes estás incumpliendo y te está generando una mala imagen, el detalle es que no solo es la mala imagen ante los clientes a los que les estás quedando mal como empresa, estás quedando mal ante los otros colaboradores que se dan cuenta que permites que exista ese comportamiento y no actúas para eliminarlo, y si debes prescindir de esa persona debes encontrar la mejor manera para hacerlo dentro del contrato que hayas pactado, ya no solo te afecta hacia afuera, te afecta hacia dentro, y es así donde los involucrados y espectadores ven ese comportamiento y se desencantan, cuando lo detectas y solucionas a tiempo tus colaboradores se dan cuenta de que los valores que manejas en la empresa son congruentes con tus acciones, ven eso, se queda el que realmente está de acuerdo con tu filosofía, con la esencia de la empresa, es el ejemplo el que enamora, el que crea el sentido de pertenencia el que hace que tú como líder al ser auténtico con la filosofía empresarial cree un ambiente en el que se respeten los lineamientos, no solo hace falta ser productivo, sino hacer equipo, generar valor, ponerte la camiseta de la empresa, cuando realmente estás convencido de que es buena, te respeta y hace respetar cada valor que está escrito, porque es letra viva cuando actúas conforme a lo que dices que eres y quieres llegar a ser.

 

No pidas que se pongan la camiseta tus colaboradores si tú no te la has puesto primero. Con tu ejemplo, los colaboradores que realmente estén alineados a tu filosofía se la pondrán.

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker