REPORTE ESPECIAL

Con 17 años, crea una forma sustentable de hacer crecer el maíz

La joven ganó la Feria de las Ciencias y Tecnologías

La ambición por  hacer algo que beneficiara al medio ambiente  llevó a Ana Cristina Valenzuela Cervantes a participar en la Feria de las Ciencias y Tecnologías 2017.

Originaria de Guasave, Sinaloa y  con tan solo  17 años de edad, observó las necesidades que tenía su municipio, ahí fue donde nació la idea de contribuir con la agricultura.

El desarrollo de  esta idea fue con la ayuda de su compañero de clases Misael. Su empeño y dedicación  los llevó al primer lugar a nivel estatal, después participaron en el nacional y también obtuvieron la primera posición, en la última etapa al concursar con personas de todo el mundo obtuvieron el tercer lugar.

“Guasave es uno de los principales productores de maíz a nivel nacional, es mejor conocido como el corazón agrícola de México. Viendo las problemáticas de la agricultura nosotros optamos por hacer un proyecto sobre el maíz, planteamos la idea ya que los agroquímicos dañan el medio ambiente.”

Al ingresar a la Facultad de Ciencias Químico Biológicas decidió darle seguimiento al proyecto pero esta vez de forma individual, el cual se denomina: “Efecto en el Crecimiento del Maíz  de Dos Especies de Basilus y un Hongo Micorristico Bascular”, que trata de una medida para mejorar el crecimiento y  desarrollo sustentable en las plantas de maíz al momento de sembrar.

“Yo trabajo con bacterias y con hongos, estas bacteria permiten que el maíz el cual requiere de ciertos nutrientes, uno de ellos es el fosforo pero aquí en Sinaloa no está disponible, por ello es que las bacterias  solubilizan el fosforo a romper la relación con otros elementos y el hongo funciona como medio de transporte de este nutriente a la planta.”

Emocionada por mostrarle al jurado las modificaciones y avances de la iniciativa, Valenzuela Cervantes espera que el esfuerzo de este proyecto la lleve al éxito en la próxima Feria de las Ciencias y Tecnologías, el cual se llevará a cabo en la UNAM el próximo seis de noviembre.

“Este proyecto es amigable con el medio ambiente, es sustentable, mejora el bolsillo del agricultor y ayuda en el crecimiento. Con el tiempo, el suelo de las tierras de cultivo va a estar tan rico en nutrientes y el agricultor no tendrá que utilizar agroquímicos u otros tratamientos. Solo se preocupará por sembrar el maíz.”

El desarrollo de esta idea se ha sometido a pruebas en invernaderos, donde se realizan las modificaciones, el apoyo de los docentes de la facultad ha sido de gran ayuda para que el proyecto esté cada vez más cerca de una realidad. 

 

Con información de Heidi Fonseca

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados