MÉXICO

Cadáveres de soldados reflejan salida ‘atropellada’ de Rusia en zonas retomadas por Ucrania

Las tropas rusas se retiraron de Lyman, una ciudad que Moscú había empleado como centro logístico y de transporte

Los cuerpos de soldados rusos yacían este martes en las calles de una estratégica ciudad en el este de Ucrania como una prueba de una retirada atropellada que marcó una nueva derrota militar para Moscú en su lucha por mantener las zonas que se anexionó ilegalmente.

La Cámara Alta del Parlamento ruso respaldó la incorporación de cuatro regiones ucranianas al país luego de unos “referendos” que Kiev y sus aliados califican de ilegales y fraudulentos.

Pero la imagen sobre el terreno puso de manifiesto el caos que enfrenta el presidente Vladimir Putin en su respuesta a los avances ucranianos y a los intentos de establecer las nuevas fronteras rusas.

Las tropas rusas se retiraron de Lyman, una ciudad que Moscú había empleado como centro logístico y de transporte, durante el fin de semana para evitar verse rodeadas por las fuerzas ucranianas. La liberación de la ciudad dio a Kiev una posición ventajosa para continuar su ofensiva hacia territorios ocupados por Rusia.

‘Peleamos por nuestros hijos’

Dos días después, los cadáveres de los efectivos rusos seguían en el piso. En un primer momento, el ejército ucraniano pareció haber recuperado los de sus compañeros caídos tras los duros combates por el control de Lyman, pero no las bajas rivales.

“Peleamos por nuestra tierra, por nuestros hijos, para que nuestra gente pueda vivir mejor, pero todo esto tiene un precio muy alto”, aceptó un soldado ucraniano que se identificó por su apodo, Rud.

Los vecinos de Lyman salieron de los sótanos donde se habían ocultado durante la batalla por la ciudad y encendieron hogueras para cocinar. La ciudad no tiene agua corriente, gas ni electricidad desde mayo.

Una mujer de 85 años que se identificó por su nombre, Valentyna Kuzmichna, recordó una explosión reciente en la zona.

“Yo estaba de pie en el vestíbulo, a unos cinco metros, cuando estalló”, relató. “Que Dios no lo quiera, ahora no oigo bien”.

EL FINANCIERO

Show More

Related Articles

Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker