REPORTE ESPECIALSINALOA

A sus casi 80 años sigue haciendo guardias voluntarias en el cuartel general de Bomberos Culiacán

CULIACÁN. Toda una vida ha brindado sus servicios de manera voluntaria a la población el capitán 1° Ricardo Moreno a través del heroico cuerpo de Bomberos de Culiacán, quien su primer salvamento en el río Tamazula a la edad de 16 años en la década de los 60´s, reveló que ahí le agarró amor a esta labor altruista, que a través de este tiempo, sigue acudiendo ahora como observador a los siniestros que se presentan.

En esa época recuerda que no había estación de bomberos, y tenían de manera provisional un espacio en el ayuntamiento de Culiacán, en Buelna y Paliza, siendo alcalde Amado Estrada Rodríguez (1960-1962), hasta que ya no los soporto en el lugar y tuvieron que mudarse bajo un árbol del Tamazula, donde acomodaron el camión International y una camioneta que les proporcionó el gobierno estatal de Sánchez Celis (1963-1968).

Desde donde han trasladado la “leona” que se hacía sonar cuando había algún servicio, y era la alerta para que los bomberos voluntarios acudieran al llamado de emergencia, la cual fue trasladada al cuartel central actual, pero lamentó que este patronato ordenó ya no sonar a las doce del día esa tradición de antaño, para no molestar a los vecinos, la cual era como un reloj para muchos trabajadores.

“Quería una profesión y dije lo voy hacer bombero y de los buenos, porque con mucho amor y mucho entusiasmo entraba a los servicios y nunca me raje, desde entonces he estado a punto de perder la vida en las crecientes de aquellos años”.

El bombero, tomatero hasta el tuétano, es padre de 8 mujeres y un varón, ha acudido a todas las series del caribe dentro del país y en el extranjero, quien logra quedarse hospedado en los cuarteles de sus similares de las ciudades sedes, incluso algunos funcionarios públicos le han completado para el boleto de avión para cumplir su meta como aficionado al béisbol, quien adelantó que este 2023 ya no los acompañará al estar ya cumpliendo los 80 años de edad.

“Desde niño cuando era el estadio Ángel Flores, con barda de tablas, mi abuela me daba permiso de ir a los juegos, y los veía a través de la barda, me subía a unos camiones que se paraban ahí, por falta de dinero lo presenciaba el juego y cuando nos daban ya la puerta libre en la séptima entrada nos metíamos al estadio como un aficionado”.

Entrevistado en su casa, mostró a ADN Informativo, la cantidad de pelotas y bates autografiados por destacados peloteros, así como recortes de periódicos de entrevistas efectuadas por ser un personaje muy reconocido en el estadio Ángel Flores, con su cojinazos en los pasillos cada vez que el equipo local conectaba cuadrangular o grandes jugadas efectuadas por los Tomateros.

Don Ricardo Moreno, recordó que en 1972 recibió curso de control de fugas de gas, conocimientos que aplicó posteriormente en la gran fuga de gas LP en Juntas de la Humaya, siendo el servicio que más le marcó en su trayectoria como bombero, ya que era latente el riesgo de una explosión que hubiese acabado con el patrimonio de cientos familias de ese sector.

“De mucho riesgo que pudiera haber desaparecido las Juntas del Humaya y lugares más cercanas porque pudiera haber agarrado la explosión más de 5 kilómetros a la redonda”.

Actualmente jubilado hace 6 años, tras 35 años de servicio como burócrata del gobierno del estado, acude al cuartel a realizar guardias ocasionales acompañando a los bomberos quienes ahora ya están más preparados al ser una profesión demandante en cada servicio que prestan a la ciudadanía.

Reconoció que hace 50 años luchó para librarse de la enfermedad del alcoholismo, y hoy en día manda muchas 24 horas sobrias a la población.

“Ojalá y Dios quiera que esta juventud, dejen de usar las drogas, eso es lo que los perjudica”, recalcó el entrevistado.

Julio Caro 

 

Show More

Related Articles

Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker