REPORTE ESPECIAL

Enfriar casas sin electricidad

Temperatura de casi 40 grados y un sol que achicharra la piel, es el día a día en Culiacán, donde el aire acondicionado es indispensable de día y de noche; sin embargo, en casa la mayoría solo lo utiliza pocas horas por lo costoso de la electricidad y ni qué decir en el automóvil, pues con la gasolina que está por las nubes a muchos no les queda de  otra más que trasladarse como palomitas de maíz en el microondas con tal de ahorrar combustible.

Un inventor llamado Julio Núñez Fernández puso manos a la obra y encontró una solución para que las personas no padezcan tanto por el calor ni en su economía, desarrollando una tecnología para enfriar viviendas y edificios sin electricidad y que los automóviles funcionen con hidrógeno, con el objetivo de eliminar totalmente el uso de la gasolina.  

Julio Núñez Fernández, es un ingeniero en electrónica egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN), nacido en la Ciudad de México, pero que ha vivido más de 25 años en Sinaloa y tiene la convicción de que lo más importante del trabajo científico es mejorar la calidad de vida de las personas.

Ya ha instalado el sistema de enfriamiento en algunas propiedades a solicitud de algunos clientes y este año planea realizarlo en Culiacán. Indicó que una casa de dos plantas puede enfriarse por una inversión menor de 30 mil pesos, requiriendo solo mantenimiento cada seis meses y esta tecnología garantiza una temperatura de 25 grados día y noche sin gastar ni un peso en electricidad.

Sobre el vehículo híbrido que funciona a base de hidrógeno y de gasolina en proporciones de un 50 por ciento, el integrante de la Red de Inventores de Sinaloa explicó que su objetivo es lograr que el automóvil funcione totalmente con hidrógeno, pues además no genera contaminación.

Actualmente, el inventor utiliza su propio auto para las pruebas y ya circula en Culiacán, y para avanzar más, se requiere una importante inversión para realizar una vía de prueba de estaciones de carga de hidrógeno y construir más autos para probarlos en las carreteras en recorridos largos.

Julio Núñez también plantea combatir el problema de los “vehículos- horno”, y ya tiene un proyecto de colocar un sistema de enfriamiento en el toldo para que la unidad se mantenga fresca aunque haya estado estacionada todo el día en el sol.

El también empresario, está iniciando el camino para obtener la patente de al menos siete inventos, entre los que también figura un proyecto para reducir hasta un 90 por ciento el uso de agua en la agricultura, a través de un Geotemporizador.

La idea de Julio es que sus inventos lleguen a la gente y la beneficien, por ello no se interesa por vender sus inventos a empresas ni tampoco buscar apoyo en países donde hay más interés por la investigación científica, ya que señala que hay muchos casos en los que las grandes compañías compran patentes, pero para congelarlas porque representan una amenaza para sus negocios.

En el caso de México, lamentó que prevalece el malinchismo y la desconfianza hacia los científicos mexicanos, pese a que tienen toda la capacidad para producir tecnología a mucho menor costo y de mejor calidad que la extranjera.

Con información de Katia Rivera

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados