REPORTE ESPECIAL

Benjamin Iriarte y su sueño de ser Chiva

Su nombre Benjamin Iriarte Farber y se le conoce cariñosamente como el “Chivas Farber” por su gusto y aprecio por el futbol y su afición hacia las Chivas Rayadas del Guadalajara.

Nació el 7 de agosto de 1944 en el bello puerto de Mazatlán y desde muy joven emigro con su familia a la capital Sinaloense logrando establecer sus estudios en la Universidad Autónoma de Sinaloa como ingeniero agrónomo.

El “Chivas Farber” se inició en el fútbol como portero en un equipo de primera fuerza de la UAS sin saber que después sería campeón goleador vistiendo los colores de la máxima casa de estudios por 57 años llegando a ser campeón en la categoría juvenil con 13 títulos en primera fuerza de 22 años jugados en esa categoría además de conquistar cetros en todas y cada una de las 8 categorías de veteranos. Siempre tomando en cuenta que el fútbol debe ser formativo y educativo.

En noviembre de 1961 y a la edad de 17 años “Chivas Farber” participo en un torneo nacional de primera fuerza que se celebró en el desaparecido estadio de béisbol Ángel Flores proclamándose campeón luego de derrotar 3-1 al Estado de México con una anotación suya.

¿Pero porque el apodo de “chivas”?

Benjamin siempre ha sido seguidor de ese equipo del Guadalajara y siendo muy bueno para cabecear con buen brinco y con la simpatía que lo caracteriza, le decían que parecía chivo brincando y “chivas” se le quedo.

Chivas Farber tuvo oportunidades para llegar al fútbol profesional, pero al no haber quedado como parte del equipo olímpico mexicano para los juegos de Munich en 1972, jamás volvió a intentar más que nada gracias a su titulación como ingeniero agrónomo aunque tuvo llamados del entonces equipo llamado Atlético Español hoy Necaxa.

Sin duda todo un ejemplo de perseverancia y una leyenda del deporte.

Con información de Ernesto Alonso Campos

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados