REPORTE ESPECIAL

Arte en bule, una expresión muy sinaloense 

La riqueza de Sinaloa es infinita. Esta tierra de los 11 ríos tiene un sinfín de historias que se contar y expresiones que admirar. La belleza de sus campos agrícolas, la majestuosidad de La Lomita y el Puente Negro, en Culiacán, así como el malecón de Mazatlán y la inigualable tambora sinaloense son las imágenes perfectas que Edgar Cázares usa para desarrollar una de las artesanías más emblemáticas del estado, el bule.  
Con sus manos este artesano consigue plasmar la visión que tiene de este estado. Con paciencia y la técnica que aprendió hace 30 años del maestro José Valdez Pino plasma lo que viene a su mente.
Antes de empezar a trabajar, Edgar elige el bule, porongo, guaje, jícaro o acocote, como guste llamarle, cuidando que tenga la forma adecuada para el diseño. Luego inicia con el trabajo de curación para proceder a dibujar. Posteriormente empieza a grabar cada pliegue y a tallar la imagen. Por último con pincel en mano y delicadeza empieza a dar color a cada figura.
Para cumplir todo el proceso, este hombre, con conocimientos de dibujo, pintura y arquitectura, puede destinar desde un día hasta tres semanas. Todo depende del tamaño que tenga el bule y la complejidad del diseño. 
En México son varios los estados que se han dedicado al arte en bule, aunque con técnicas diferentes. En el caso de Sinaloa, Edgar cuenta que la manera en que realizan su trabajo ha gustado, muestra de ello es que sus bules han conseguido atravesar fronteras. Estos han llegado a Estados Unidos Argentina, Alemania y Brasil. Incluso, las obras de este sinaloense han llegado hasta el Vaticano y las manos del presidente de México, Enrique Peña Nieto.
Hace tres décadas, Edgar cuenta que al tomar el taller para aprender esta técnica fue por simple curiosidad. Hoy esta se ha convertido en un estilo de vida y en una forma mostrarle al mundo la belleza que Sinaloa tiene, y porque no tener un privilegio para los demás de tener un pedacito de esta entidad plasmado en un bule. 
El trabajo de este artesano se encuentra disponible en el Museo de Arte de Sinaloa (Masin). Dependiendo del tamaño del bule, los costos van de los 200 a los mil pesos.
Con información de Cristina Medina
Tags
Mostrar más

Artículos relacionados